Escuchanos|En Vivo



Encuesta|Danos tu Opinión

   Cuantas de tus decisiones, las dejas en las manos de Dios?


  1. Todas.
  2. Pocas.
  3. Las necesarias.
        



Galería|Últimas Fotos

Un Corazón Quebrantado


Viernes 09 de Agosto de 2013

El nivel más alto de consagración a Dios es la pasión, porque ésta es contagiosa. Cuando usted ve a alguien que es apasionado, usted dice, “yo quiero eso”.

“Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu”. Salmos 34:18

Declara en este día: Dios, cambia mi corazón. Yo quiero ser transformado; quiero ser cambiado a la imagen de Tu hijo, Jesucristo. Hoy recibo la revelación, porque vine para ser cambiado y transformado.

Para que el cambio y la transformación ocurra usted debe ser quebrantado. Hay dos formas cómo su corazón se quebranta. Usted lo hace voluntariamente, o Dios permite que venga una crisis para quebrantarlo.

¿Cuál es su punto de quebrantamiento?

Hay personas que son testarudas, pero incluso a ellas Dios puede quebrantarlas. En la Biblia, cada persona a quien Jesús hizo un milagro, estaba en su punto de quebrantamiento.

Cada persona tiene un punto de quebrantamiento.

El Principio del Quebrantamiento

¿Por qué necesitamos ser quebrantados? Hay varias cosas en nuestros corazones con las cuales Dios no está contento, y por eso debemos ser quebrantados. Si usted no está quebrantado, no es un instrumento listo para ser usado por Dios.

El área en la cual usted no está quebrantado es el área en la cual Jesús no es su Señor.

Si usted no desea aprender a las malas, sométase voluntariamente, y permita ser quebrantado.

¿Sabe usted que Dios tiene una voluntad y propósito para su vida? Sin embargo, hay tantos obstáculos que se interponen en el camino, con el fin de alejarnos de ese propósito; a menos que seamos quebrantados. Cuando usted le ofrece a Dios un corazón quebrantado, su corazón se convierte en un sacrificio para Él. Un espíritu quebrantado y contrito despide un aroma, un perfume agradable a Dios. Aquellos que tienen un corazón quebrantado son los que no quieren tener el control de sus vidas, sino que desean que Dios las controle.

Un corazón quebrantado es uno que está en total sumisión a Dios. Es el punto donde dejamos de argumentar con Dios y sólo cumplimos Su voluntad. Es tomar responsabilidad y rendir cuentas a Dios. Es dejar los pretextos para no hacer Su voluntad, y decidir morir a nosotros mismos, para servirle a Dios.

Por qué Dios permite que las crisis lleguen a nuestras vidas

Antes de la crisis usted estaba orgulloso, y era autosuficiente, estaba en control de sí mismo, pero después de la crisis, usted se pone a clamar a Dios y le resulta más fácil entregarle todo a Él.

Cuando está quebrantado, usted sabe que su única alternativa es Dios.

Dios permite que la crisis llegue a nuestras vidas cuando no estamos dispuestos a hacerlo por nosotros mismos. Hay muchos obstáculos que Dios debe quitar de nuestro camino, como el egoísmo, el orgullo, la rebelión, y la independencia. Dios no va a parar hasta ver su corazón quebrantado. No importa si usted trata de huir o de resistirlo.

La diferencia entre un corazón herido y un corazón quebrantado

Muchos confunden un corazón quebrantado con un corazón herido. El corazón herido está infectado y dolido. Muchos cargan heridas del pasado y se preguntan por qué no son libres. Es porque aún no han sido quebrantados.

El corazón quebrantado no se resiste al cambio. Usted está listo para moverse a otro nivel y no le importa lo que cueste,  usted no luchará con Él.

Una persona herida ministrará desde su dolor y sus heridas.

Cuando una persona toca fondo está lista para someterse a Dios. Si usted ha sido herido, usted necesita ser sanado. Y para ser sanado usted debe rendirse.

“Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios”. Salmos 51:17

¿Qué es un corazón quebrantado?

Un corazón quebrantado es un corazón que se ha rendido y sometido a Dios. Un corazón quebrantado es humilde. Un corazón quebrantado es uno que ha cedido ante Dios. Aun si es difícil someterse y rendirse, hágase a un lado, y permita que Dios tome el control.

 



divisor


  Auspiciantes